Porque las hormigas hacemos cosas grandes

Hormigas, esas pequeñas motitas negras que de la tierra salen, y a la tierra vuelven cargadas con macutos más pesados que ellas mismas. Hoy empiezo a identificarme con esas hormigas. Somos hormigas del conocimiento.

Cada mañana salimos de nuestra cama, y antes de que hayamos puesto un pie en el suelo, ya hemos empezado a cargarnos de experiencias. Sigues viviendo un día más, respiras, te mueves. Amanece, que no es poco. Y sí el día comienza así, merece la pena conocer el resto.

Sales a la calle, y solamente con el haz de luz que recibirás en tu dormida cara blanca, terminará tu letargo. Bostezarás, te quejarás, pero finalmente te resignarás y continuarás. Esa será la decisión más acertada que tomes cada día de tu vida, porque si no la tomaras, estarías muerto.

A partir de aquí hay muchos caminos posibles, pero todo es comparable a la vida de la hormiga. El resultado, hagas lo que hagas, será el mismo. Volverás a tu hormiguero, fatigado, tan aquejante como saliste, pero con una gran diferencia: un sinfín de experiencias a tu espalda que irás almacenando para cuando llegue el frío invierno y no tengas más con que mantenerte que el recuerdo.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s