Ser la lluvia

La lluvia es hoy mi vital fuente de inspiración. He abusado de ella y me he regado tanto por fuera como por dentro con su “insípido” sabor. Pero ni la natural pureza del agua es capaz de liberarme de la porquería con la que cada día me arrastro por esta cárcel del alma a la que llaman vida.

¿Y si en lugar de limpiarme lo que tengo que hacer es convertirme? Si en realidad somos agua… Yo quiero fluir como ella, y como todo. Ya lo decían los griegos, πάντα ρεῖ, todo fluye.

Quiero ser la lluvia y girar sin cesar en un ciclo interminable. Quiero viajar volando, aterrizar en un lugar distinto cada vez, descubrir inhóspitos parajes, y volver a despegar hacia otro lugar aún más desconocido. Quiero evaporarme y desaparecer. Quiero sorprenderte cuando menos lo esperes. Quiero ser el invitado deseado de unos, y el odiado por otros. Quiero quemarte, y refrescarte. Quiero humedecer tu piel y llegar hasta el último recoveco.

La lástima es que no siempre tenemos lo que queremos.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s