Él y yo

Él y yo llevamos unos días como uña y carne. Intento alejarme, pero algo en mi interior me empuja bruscamente hacia él. Quiero no pensar en él, y mi mente lo introduce en mis sueños. Espero que no llame mi atención y aparece con un rótulo luminoso y parpadeante frente a mí. Me esfuerzo por hacer lo que tengo que hacer, y me corrompo cayendo en sus brazos.

Si sigo así, pronto me tendré que arrepentir. Me quejaré. No tendré tiempo para nada. Me enclaustraré. Sufriré. Aunque siempre me quedará el recuerdo de haberlo pasado bien en él.

Ahora podrías pensar que “él” es ese “tú” del que siempre hablo. La verdad es que todo lo que he escrito es aplicable a ese “tú” más que a nada en el mundo, pero por una vez no iba por él, sino por el Centro de Arte Contemporaneo de Málaga, alias CAC, al que os recomiendo encarecidamente que vayais para ampliar vuestro mundo.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s