La hormiguita se va ¿de exilio?

No puedo comparar mi próximo viaje con un exilio, pero la verdad es que me voy a un lugar tan grande como él. No, no tan grande como Nueva York (ojalá me fuera allí, para no volver jamás), más bien es un lugar inmenso por su cultura. De allí salen grandes maestros como Gaudí, Dalí, Miró, Montalbán, Mendoza y un larguísimo etcétera. Sí, os hablo de Barcelona.

Aunque mi visita no haya sido planificada con una intención cultural, obviamente la habrá. A mi parecer es imposible que en un viaje no hagas nada que te llene culturalmente, en el mero hecho de viajar está incrustada la adquisición de nuevo conocimiento.

Yo, en un principio voy por aquellas lejanas tierras para ver la Fórmula 1, el único pseudo-deporte al que le doy algo de importancia, pero ello no me va a robar demasiado tiempo y podré disfrutar del entorno en el que voy a estar enmarcado, la magnífica ciudad condal y sus alrededores.

En los 4 días que estaré por allí voy a tener que coger más trenes que los que he utilizado en toda mi vida, voy a tener que andar más que un tonto en una feria y voy a pasar más calor que los sevillanos en agosto, pero estoy segurísimo de que no me iré decepcionado de allí. Todo lo que acabo de decir son minucias comparadas con la recomensa que me espera después de soportarlo. ¡Pienso ver todo lo que mis pies y mis ojos me permitan!

El miedo pre-viaje no hace aún de las suyas, pero el miércoles por la noche va a dormir quien yo me sé, ya sea por miedo o por la intempestiva hora a la que tengo que levantarme. Y el miedo no aparecerá porque sí, viajar solo a un lugar desconocido y en aviones de Ryanair siempre es algo que te atormenta.

Todo el asunto de irme a Barcelona a la Fórmula 1 y demás tiene un trasfondo importante. El jueves que me marcho será día 9 de mayo, un momento a tachar en todos mis calendarios. En ese día hará 3 años desde que en mi familia somos uno menos, y voy a entender este viaje como una contraofensiva a ese fatídico momento. Tenía que huir de Málaga, la zona cero, en la que espero no tener que estar ningún 9 de mayo. Más tarde descubrí que el GP de España de Fórmula 1 se disputaba en esa fecha. Hay que decir que la F1 era uno de los pasatiempos que más nos unían a mi padre y a mí, por ello me pareció una perfecta opción para rememorarlo. Con esta trama consigo alejarme del lugar de los malos recuerdos y acercarme a lo que sí quiero recordar, lo bueno y lo feliz que pasamos juntos.

Pero bueno, todos tenemos nuestras historias. No os quiero atosigar con las mías, ni que lo hagáis con las vuestras. A ver si pronto os escribo alguna reflexión de las muchas que andan por el hormiguero de mi mente.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s