Va de puertos

Todos admiramos a otras personas, tenemos referentes de conducta, personas a las que nos gustaría parecernos en determinados aspectos. Esto surge porque vemos que los de fuera son excelentes mientras que nosotros ni siquiera somos amateurs. Quizás es que los vemos inalcanzables.

Cambiemos el chip, porque eso no es verdad. Nuestros faros están ahí para guiarnos sin chocar en nuestro camino al puerto. Son nuestro camino, camino que utilizaremos para alcanzar nuevos puertos que después iremos dejando atrás. Y cuando lleguemos a nuestro destino, nos convertiremos en un puerto más del camino de otra persona.

No te rindas si parece que nunca vas a llegar a lo que otros han hecho, porque siempre habrá algo en lo que seas arrollador. No todos los caminos tienen la misma dirección. Sería aburrido y demasiado cuadriculado, ¿verdad? Lo realmente importante es descubrir hacia donde dirigirte, cuando lo descubras todo irá viento en popa y fácilmente conseguirás destacar en ello.

¿Qué sabrá Platón de “El Paradigma del Diván”? ¿Cómo va a hablar Álex de la Iglesia del chaval de la gorra? ¿De dónde va a sacar Jorge Sin Casco los apuntes de publicidad? ¿Qué le importará a Maria Eugenia #La Biblia?

Cada uno tiene una historia, inigualable e irrepetible, y por tanto no tenemos nada que envidiar a ningún referente, porque si nos dirigimos hacia donde queremos nuestra vía final seguramente será mejor y diferente a cualquiera de las que ya estén escritas.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s