Me odio, te odio, os odio, nos odiamos, me odiais. Odio.

(O de como no escribir cosas en caliente).

Sí, eso es, odio. Eso es lo que fácilmente se gana uno con una palabras mal articuladas. Elige los momentos en los que hablarme, porque si lo haces mal, todo el amor que puede haber en mí (¿que puede?, ni yo me lo creo, que hay) se transformará en eso, odio, ira, ganas de destruirte al igual que ahora mismo destrozaría una lámpara a patadas por tal de no dártelas a ti.

Aunque bueno, eso es lo que quieres.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s